Saltar al contenido

El Parque Natural de Castril

septiembre 18, 2020
Parque-Natural-Sierra-de-Castril

Parque Natural Sierra de Castril.

El Parque Natural Sierra de Castril se encuentra ublicado al norte de la provincia de Granada. Este espacio natural pertenece al término municipal de Castril cuyo río, del mismo nombre, lo recorre de norte a sur. Una imagen global lo muestra como la prolongación del conjunto estructural conformado por los macizos de Cazorla y Segura. El carácter montañoso y las peculiaridades litológicas le imprimen unos rasgos físicos fundamentales.

El agua es su elemento más recurrente y más importante. En las corrientes que lo pueblan habitan la nutria y la trucha común. Existen, además, numerosos manantiales como el de
Juan Ruiz, Tubos, la Magdalena o Lézar. Al norte de Sierra Seca crecen pastizales naturales de una gran diversidad botánica. El Monumento Natural Peña de Castril se alza en las
cercanías del parque.

PARQUE NATURAL DE CASTRIL

Las manos del agua y el tiempo. Uno de los principales encantos de este espacio natural es su incomparable relieve, fruto de la naturaleza caliza del suelo, las numerosas precipitaciones en las cumbres y la acción de las aguas corrientes. No es extraño encontrarse por doquier con abundantes simas, grutas y galerías que brindan a los visitantes avezados bellos espectáculos naturales.

En Sierra Seca se halla la Cueva del Muerto, donde se pueden contemplar vistosas formaciones de estalactitas y estalagmitas. También la Cueva de Don Fernando, la de mayor profundidad y longitud de Granada, con numerosas galerías y salas de incomparable belleza, como la Sala de la Colada, que ha sido objeto de numerosas exploraciones hasta una profundidad de 241 metros.

Parque-Natural-Sierra-de-Castril

PUNTOS DE INTERÉS GEOLÓGICO

 

entorno-y-naturaleza-castril

Un factor determinante de la personalidad geográfica del Parque Natural, como ya hemos apuntado con anterioridad, es la existencia de los fenómenos ligados al comportamiento de las calizas en presencia del agua.

El efecto colador de estas rocas propicia la aparición de los numerosos manantiales que pueden observarse en las zonas más bajas, además de dar lugar a la formación de pequeñas lagunas temporales que se cubren, posteriormente, de especies herbáceas que crean verdaderos oasis verdes de altura.

OROGRAFÍA EN CASTRIL

La orografía del Parque Natural viene marcada por la cabecera del río Castril, cuyo extremo sur se localiza en la Presa del Portillo y el pueblo de Castril. Su extremo norte encuentra descanso en los Campos de Hernán Perea y el Cerro de la Penadilla o Cabeza Alta.

orografia-parque-natural-de-castril

 

El río se entretiene en formar, entre sus pies y su cabeza, un valle estrecho y hermoso que pone distancia entre la Sierra de Castril y la Sierra Seca, dueñas de cumbres de más de 2.000 metros: Empanadas, Buitre y Cabrilla en la primera. Tornajuelos y Cerro de la Laguna en la segunda.

La orografía del interior del espacio protegido es muy abrupta. En efecto, en un reducido espacio aparece un importante gradiente que se acerca a los 1.300 metros de desnivel en sus puntos álgidos. Las pendientes son muy acusadas y los relieves empinados y difíciles. Las áreas llanas son excepcionales y siempre de dimensiones muy reducidas.

Los lapiaces, por otro lado, copian geológicamente los Bad-lands tan comunes en la zona de Baza. La circulación del agua en su superficie origina cañones y encajamientos profundos y abruptos. Por último, otro aspecto importante que no conviene olvidar es la presencia de espectaculares y numerosas simas y cuevas que hacen de Castril un punto de encuentro habitual de los amantes de la espeleología.

CLIMA EN CASTRIL

El clima de esta zona es mediterráneo continental, con una variante de montaña en las zonas más septentrionales, responsable de la abundancia de agua que se genera y que se puede considerar como el principal recurso natural del parque natural y su área de influencia.

tiempo-en-parque-natural-de-castril

En verano, a pesar de las altas temperaturas diurnas, con el atardecer llega el aire fresco de la sierra que invita a pasar noches agradables con alguna ropa de abrigo. En invierno, la nieve pinta de blanco el verde de los campos y se suceden casi todos los años hermosas estampas naturales que invitan a la contemplación, al paseo o a la diversión.

Las temperaturas medias mensuales oscilan entre los 6º C de enero y los 27º C de julio. La frecuencia de precipitaciones pone también de manifiesto el carácter mediterráneo del clima, registrándose un mínimo de precipitación durante el verano (con un período de sequía estival) y un máximo en invierno.

CAUCES PRINCIPALES

 

El Parque Natural y su área de influencia se ubican en la subcuenca del Guadiana Menor. El río Castril es el más caudaloso de toda la subcuenca. Se localiza en la margen derecha del Guadiana Menor, también denominado Barbata o Río Grande. Destacan en la margen derecha el Guadalentín y el río Guardal.

PAISAJES DEL PARQUE NATURAL DE CASTRIL

 

El Parque Natural Sierra de Castril muestra a los ojos del visitante hermosas variantes paisajísticas. Una de ellas es la que contrapone la sierra con el altiplano semiárido que la circunda. En esta última zona, de topografía llana y mejores suelos, se impone la agricultura como actividad económica y principal uso del suelo.

Otra unidad paisajística de gran entidad es la formada por el curso principal del agua y sus diferentes afluentes. Mención especial merecen el vaso del embalse del Portillo y las brechas y barranqueras abiertas por los tributarios del Castril, a menudo tallados de forma espectacular en los paredones calizos. El propio nacimiento del río es también un hito de gran significación. La alta montaña es otra de las variantes esenciales. En su seno se hallan superficies que ofrecen una imagen de desierto rocoso. Mejores condiciones de suelo, que no de clima, se traducen en la presencia de especies almohadillas y coníferas rastreras.

VEGETACIÓN DEL PARQUE NATURAL DE CASTRIL

 

En las cumbres más altas destaca entre la vegetación el pino salgareño. Este árbol, que puede alcanzar los 40 m de altura, resiste muy bien las bajas temperaturas y los fríos vientos invernales. A su alrededor se disponen, a escasa altura sobre el suelo, sabinas y enebros rastreros además de otras especies de aspecto almohadillado o redondeado.

La encina también se halla presente aunque sus bosques se han visto mermados por la fuerte presión humana. Quejigos y arces, aunque escasos y raros en Andalucía, pueden encontrarse en estas sierras, como en las cabeceras de los Barrancos de Túnez y Magdalena. Todas estas formaciones vegetales se han visto en ocasiones desplazadas por bosques de pinos de diversas especies procedentes de repoblaciones: carrasco, laricio, silvestre, etc.

El río Castril conserva bosques de galería, con mimbres, sargas, chopos, fresnos, olmos, carrizales, juncales y zarzales.En la vegetación de Castril también se pueden encontrar:

EL PINO SALGAREÑO

 

El pino salgareño (Pinus nigra) es un árbol de la familia Pinaceae, género Pinus, también conocido como pino laricio y pino negral, de hoja perenne en forma de acícula agrupadas dos a dos. Su tronco blanquecino, su piña pequeña y sus hasta 40 m de altura prefieren los suelos calizos.

La corteza, cuyo color varía de gris a marrón amarillento, se presenta dividida en finas placas, cada vez más agrietadas con la edad. Las acículas oscilan entre los 8 y 20 centímetros de largo. Las piñas y cono de polen aparecen de mayo a junio. La piñas maduras tienen entre 5 y 10 centímetros de largo con hojas redondeadas.

El crecimiento del árbol es moderadamente rápido (30-70 cm por año) y tiene generalmente una forma cónica redondeada. Es un árbol muy longevo. Algunos ejemplares viven cerca de 1.000 años. Algunos pinos salgareños de Puertollano en la Sierra de Quesada, (Jaén) son los árboles más viejos de España.

FAUNA PARQUE NATURAL DE CASTRIL

 

A pesar de su reducido tamaño, el Parque Natural presenta una alta diversidad de especies animales. La fauna que se puede encontrar es comparable a la existente en el vecino Cazorla, Segura y Las Villas, incluyendo los grandes hervíboros que son objeto de caza mayor: cabra montés, muflón, venado y gamo. Se han citado hasta 7 especies de anfibios, 20 de reptiles, 114 de aves, 36 de mamíferos y una buena representación de los invertebrados presentes en la provincia de Granada.

Desde el punto de vista geográfico, las áreas de mayor interés faunístico son el río Castril, que con un caudal medio de 1.600 l/s, es mantenedor de una de las pocas poblaciones autóctonas de trucha, que nunca ha sido repoblada, nutrias y rarezas como el musgaño de Cabrera. También tienen su hogar en él, el martín pescador, el galápago europeo y la salamandra.

La zona de alta montaña acoge al roquero rojo, la lagartija de Valverde, el águila real, el águila perdicera, el buitre, el alimoche y el halcón peregrino. Los pinares adultos
naturalizados dan cobijo a la ardilla roja y al colirrojo real y los encinares, a la chotacabras gris, la tórtola común, el conejo y el jabalí.

EL MUSGAÑO DE CABRERA

 

De entre los mamíferos que viven en el Parque, destaca el pequeño musgaño de Cabrera. Se trata de un diminuto animal, variedad de musaraña, que habita en las inmediaciones de los cursos de agua. Por eso también se le conoce como musaraña mediterránea de agua. El musgaño de cabrera, junto con el musgaño patiblanco, son las únicas dos especies de musarañas acuáticas del Viejo Mundo.

musgaño de Cabrera

 

OTRA ESPECIE ACUÁTICA: LA NUTRIA

 

La nutria es uno de los mustélidos más fácilmente reconocibles y populares. Su alargado cuerpo está rematado por una gran cola cónica y su largo cuello por una cabeza amplia y aplanada donde se sitúan unos ojos y orejas muy discretos. En el hocico destacan unas largas y abundantes vibrisas o barbas. Las extremidades son cortas y robustas y están provistas de membranas interdigitales. Su pelaje presenta una tonalidad pardo oscura general por todo el cuerpo, menos en el cuello y vientre, donde se torna blanquecina.

Especie ligada totalmente al medio acuático, ocupa todo tipo de ríos y arroyos, embalses, lagunas y tablas, siempre que sus aguas sean salubres y abunde la comida. Su anatomía está integramente adaptada al buceo y a la persecución de los peces. Su velocidad de movimientos y la capacidad de ralentizar su ritmo cardíaco para permanecer más tiempo bajo el agua la convierten en una excelente cazadora.

Recursos y aprovechamiento

De la sierra se aprovecha, cómo no, la madera de pino carrasco que se destina a embalaje y, caso singular, a la construcción, gracias a los esbeltos portes que los árboles adquieren en estas áreas. La madera que proporcionan las densas choperas que orlan las riberas del río en sus más amplios sotos se emplea en cajerío, sillería y tornería ligera, y también sustentó una artesanía elaborada de pequeños utensilios de madera.

Muy apreciada en la comarca es la «miel de la sierra» o «miel de Cebas» que se elabora a partir del polen de romero, jaguarzo, alhucema, tomillo y otras especies propias de los romerales mediterráneos.

La agricultura

El terrazo agrícola ocupa un lugar destacado en la economía de la zona y se encuentra, casi en su totalidad, fuera de los límites del Parque Natural.

En la actualidad, la mayor parte de las tierras cultivadas de uso agrícola se dedican a los cultivos de olivar y de almendro. El progresivo incremento de este tipo de cultivos leñosos ha desplazado en los últimos 30 años al cultivo de la huerta y los cereales.

almendras-castril

De los cultivos herbáceos de secano los que más se siembran son la cebada, el garbanzo y el trigo, además de la avena, el maíz y la alfalfa. Respecto a las hortalizas, la patata y el tomate abundan en los campos de Castril.

La mayoría de estas siembras se realizan para el autoconsumo, aunque cada vez más, aprovechando su forma tradicional del cultivo, se venden como productos ecológicos.

La ganadería

La ganadería constituye uno de los pilares esenciales sobre los que descansa la economía agraria del término municipal de Castril. Esta actividad económica se encuentra muy arraigada en la zona, ya que desde la época musulmana y el inicio de la cristiana, existen numerosas referencias a los rebaños de ovejas y cabras que venían a la Sierra en busca de los abundantes pastos de Castril.

Actualmente, el rebaño de animales más importante lo constituyen el ovino y el caprino. Las ovejas y cabras se crían, generalmente, en libertad usando para ello los recursos de las zonas agrícolas y de la sierra. La mayor parte de los rebaños están formados por razas autóctonas, como la oveja segureña, muy apreciada por la calidad de sus carnes, y la cabra Basta.

EL CORDERO SEGUREÑO CASTRIL

 

El cordero segureño es un ejemplo de adaptación a unas duras condiciones de vida: clima extremo, sequía, escasez de pastos. Las vegas, los secanos y los cerros de la zona son los testigos diarios del desfile de rebaños a los que guardan uno, dos o tres perros. Y al frente de ellos, un pastor, que vigila continuamente y que busca, sabiamente, en su caminar continuo los mejores pastos con los que alimentar a sus ovejas. Su carne es excelente.

 

cordero-segureño-castril