Saltar al contenido

Historia de Castril

octubre 5, 2020

En el período romano, Castril fue un pequeño campamento militar. Durante la época almohade, en el siglo XI, se construyó sobre la peña un castillo. Al abrigo de su sombra se levantó una pequeña aldea, origen del actual núcleo urbano, llena de calles estrechas. Se la bautizó entonces como Castalla.

En la época musulmana el castillo tuvo gran importancia y un papel relevante en la defensa de la zona oriental del reino nazarí de Granada. Con la llegada de los Reyes Católicos y la reconquista, el pueblo se entregó en 1490 al secretario de los Reyes Don Hernando de Zafra, quien mediante la concesión de una carta puebla para repoblar el lugar, instauró un señorío: el de Castril de la Peña.

Castril y su historia

Los siglos XVII y XVIII fueron escenario de una serie de roturaciones en el municipio. Los pobladores castellano-andaluces alteraron, de ese modo, las formas tradicionales de cultivo. El cereal pasó, entonces, a ocupar un lugar preeminente.

A principios del siglo XIX, en 1810, las tropas de Napoleón incendiaron la localidad como respuesta a la resistencia férrea de sus pobladores. Tampoco se libró el municipio de la guerra carlista.

Las sucesivas desamortizaciones propuestas por las leyes liberales del XIX tuvieron desastrosas consecuencias para los montes, debido a la privatización de muchas hectáreas. Sin embargo, no es hasta la primera mitad del XX cuando la deforestación en Castril llega a su punto máximo, debido al aumento de la población y a la fabricación de carbón, alquitrán y utensilios de madera.

Castril de la Peña, Granada

La guerra civil española fue un triste episodio en la historia de Castril, que como tantos otros pueblos de España vivió el dolor y la locura de la batalla. Hoy, Castril lucha contra el fenómeno de la emigración iniciado en los años 50, recuperando y apostando por sus más valiosos recursos: la belleza de su paraje natural y el bienestar que ofrece a quienes descubren este lugar.