Saltar al contenido

Castril de la Peña

castril-de-la-peña-historia-1024x680

Castril antes llamado ( Castril de la Peña ) es una bella localidad situada en el altiplano granadino, su urbanismo se caracteriza por intrincadas callejuelas de paredes blancas y suelos empedrados. Existen cuatro elementos que destacan el turismo en Castril y a su gente.

Qué hacer y qué ver en Castril de la Peña

Castril hay que conocerlo. La imagen del pueblo, juego sutil entre la piedra, la cal y la teja, cambia en función de la distancia. A lo lejos, desde la carretera, nos regala una estampa romántica llena de un equilibrio perfecto entre la peña y el pueblo. En la cercanía de sus calles, el espacio se recorta en volúmenes arquitectónicos escalonados armónicamente, impregnadas sus líneas de una reminiscencia árabe profunda.

Los senderos que recorren el cañón afanosamente labrado por el río dibujan, entre el verde y la roca, un trazado inolvidable. Y muy cerca del casco urbano, el Centro de Visitantes del Parque Natural, donde se cuida con mimo una rica muestra de objetos y utensilios propios de la vida cotidiana de la gente del lugar.

Entre sus sitios de interés destacan los restos de murallas y torres árabes, la Peña del Sagrado Corazón y el mirador de El Cantón, desde el que se contemplan extraordinarias vistas. Castril, todo un desafío a la lógica de la gravedad. Un pueblo asido al terreno, sin importarle las pendientes, al abrigo de la peña y regado por el agua.

Historia de Castril de la Peña

Del neolítico hasta la actualidad pasando por la época musulmana, el paso del tiempo ha moldeado el caminar de las calles de Castril de la Peña.

En 1489, unos años antes de la caída de Granada, la fortaleza capítulo pasando a manos cristianas con la campaña de Reconquista iniciada por los Reyes Católicos y delegando su gobierno a Hernando de Zafra, secretario real.

En el período romano, Castril fue un pequeño campamento militar. Durante la época almohade, en el siglo XI, se construyó sobre la peña un castillo. Al abrigo de su sombra se levantó una pequeña aldea, origen del actual núcleo urbano, llena de calles estrechas. Se la bautizó entonces como Castalla.

En la época musulmana el castillo tuvo gran importancia y un papel relevante en la defensa de la zona oriental del reino nazarí de Granada. Con la llegada de los Reyes Católicos y la reconquista, el pueblo se entregó en 1490 al secretario de los Reyes Don Hernando de Zafra, quien mediante la concesión de una carta puebla para repoblar el lugar, instauró un señorío: el de Castril de la Peña.

Los siglos XVII y XVIII fueron escenario de una serie de roturaciones en el municipio. Los pobladores castellano-andaluces alteraron, de ese modo, las formas tradicionales de cultivo. El cereal pasó, entonces, a ocupar un lugar preeminente.

A principios del siglo XIX, en 1810, las tropas de Napoleón incendiaron la localidad como respuesta a la resistencia férrea de sus pobladores. Tampoco se libró el municipio de la guerra carlista.

Las sucesivas desamortizaciones propuestas por las leyes liberales del XIX tuvieron desastrosas consecuencias para los montes, debido a la privatización de muchas hectáreas. Sin embargo, no es hasta la primera mitad del XX cuando la deforestación en Castril llega a su punto máximo, debido al aumento de la población y a la fabricación de carbón, alquitrán y utensilios de madera.

La guerra civil española fue un triste episodio en la historia de Castril, que como tantos otros pueblos de España vivió el dolor y la locura de la batalla. Hoy, Castril lucha contra el fenómeno de la emigración iniciado en los años 50, recuperando y apostando por sus más valiosos recursos: la belleza de su paraje natural y el bienestar que ofrece a quienes descubren este lugar.

Castillo de Castril y la Peña

El castillo reina sobre el promontorio de una gran roca, “La Peña”, que por su valor intrínseco fue catalogada “Monumento Natural” en el año 2002. A sus pies se pasea el río Castril, cuyo nacimiento se encuentra en el interior del Parque Natural, y que va abriéndose camino hacia la Hoya de Baza.

La configuración del castillo y su modo de edificación no dejan lugar a dudas de que las obras de fortificación de la roca se adaptaron a la forma natural de la misma y buscaron salvaguardar los pocos resquicios accesibles que pudiese albergar.

castillo-castril-granada-visita

 

Aún se conservan en ella restos de murallas, torres y aljibes, puestos recientemente en valor gracias a un magnífico proyecto de restauración. Un pequeño camino que comienza en los jardines de la Lonja, detras de la iglesia, conduce hasta el mirador que ocupa su cima. El visitante encontrará allí uno de los mejores puntos de vista para admirar el pueblo y su entorno.

Naturaleza en Castril de la Peña

El entorno natural de Castril, donde destaca su río del cual se toma su nombre puede definirse como un vergel en medio de un badland, cuenta con un parque natural de gran diversidad tanto de fauna como de flora en el cual se pueden realizar una gran diversidad de actividades al aire libre como: senderismo, avistamiento de aves, etc…

vegetacion-castril

Fiestas de Castril de la Peña

Uno de los festejos más importantes es la feria de Octubre en honor a la Virgen del Rosario y el Cristo del Consuelo que tienen lugar el primer fin de semana y culminan los tradicionales encierros que datan de 500 años, la peculiaridad que tienen es que las reses no sufren ningun tipo de daño debido a que tradicionalmente eran los propios ganaderos lugarenses los que cedian sus propios animales con la condicion de que no sufriesen ningun tipo de maltrato.

Las fiestas más esperadas en Castril son las de otoño, las fiestas patronales en honor del Cristo del Consuelo y de la Virgen del Rosario. Desde tiempo inmemorial, como recogen documentos de 1760 que se custodian en el Archivo Histórico Municipal, se celebran en su honor unos tradicionales encierros de vaquillas bravas. Hasta 1979 las vaquillas que se toreaban procedían de los ganaderos de la Sierra de Castril y, una vez toreadas, las reses volvían a sus pastos en la sierra.

fiestas-feria-de-castril

 

Gastronomía de Castril de la Peña

La gastronomía castrileña como las gachas, maimones, tallarines, gambao, pepitoria o cordero, se basa en la riqueza y variedad de los productos que ofrece su tierra. Muy influenciada por su historia y sobre todo su etapa nazarí.

La huerta y la sierra unen sus sabores, rememorando tiempos pasados y llevándolas al futuro mediante las expertas manos de personas que mantienen esas tradiciones orales. Si estas de paso por Castril tienes y te recomiendo probar el plato tipico plato castrileño de cordero segureño ( imagen de abajo ).

cordero-segureño-castril

 

También te puede interesar